sábado, 11 de abril de 2015

Lasaña de bacalao con espinacas

Lasaña de bacalao con espinacas

 

Hace unos días ví unos canelones en el blog de Cova Comoju  y me he animado ha hacerlos, pero en vez de hacer canelones, prefiero hacer lasaña porque requiere menos trabajo. Reconozco que hacer canelones es bastante entretenido.
La receta ha salido muy rica, las pasas y los piñones le dá mucha personalidad y es seguro que la repetiré en el futuro porque este relleno merece la pena. Además, se sale del clásico de carne picada con salsa de tomate y es una buena manera de que en casa coman pescado y verdura, y que les guste.
Yo me apunto a todo lo que lleva bacalao, es un pescado que a mí personalmente me encanta, y tengo algunas recetas más pendientes de probar y publicar.
Esta, desde ya, ha pasado a ser parte de mi recetario habitual.

Ingredientes:
250  gr. de bacalao (yo usé migas)
400  gr. de espinacas
2       cebollas
25    gr. de piñones
50    gr. de pasas
        queso mozarella rallado
        placas para lasaña 

Bechamel:
750  ml. de leche
70    gr. de harina
1      cucharadita de sal
1      cucharada de mantequilla
2      cucharadas de aceite 
        nuez moscada 

Elaboración:
Tostamos un poco los piñones en una sartén y reservamos.
Las pasas, las metemos 1 minuto en el microondas con un chorrito de agua. Las dejamos reposar para que se hidraten.
Picamos la cebolla y la pochamos en una cacerola con un poco de aceite. Cuando empiece a ponerse transparente añadimos el bacalao desmigado y rehogamos un poco. Agregamos las espinacas cocidas, yo usé espinacas congeladas y cocidas en el microondas. 
Rehogamos todo hasta que se evapore el líquido. Salpimentamos y añadimos los piñones y las pasas.
Ponemos las placas de lasaña a remojo en agua caliente siguiendo las instrucciones del paquete. Cuando estén listas, las ponemos sobre un paño de cocina limpio para que se sequen.
Vamos haciendo la bechamel como tengais costumbre de hacerla. Yo usé la Thermomix poniendo todos los ingredientes en el vaso durante 8 minutos, a 100º  y a velocidad 2.

En una fuente para horno, ponemos una capa de bechamel, una capa de placas de lasaña, la mitad del relleno y un poco de queso mozarella. Repetimos la operación poniendo otra capa de placas de lasaña, el resto del relleno y un poco de mozarella. Ponemos la última capa de placas de lasaña. Cubrimos con la bechamel y esparcimos queso mozarella por toda la superficie. Añadimos por encima unos trocitos de margarina o mantequilla y metemos al horno precalentado a 200º  durante 30 minutos, hasta que la superficie esté dorada.

Mini-quichés de chorizo y tortilla de patata

Mini-quichés de chorizo y tortilla de patata

 

Hace unos mese me compré un molde de horno para muffins, de los que tienen 12 cavidades, y me estoy aficionando ha hacer cositas saladas con las obleas de las empanadillas. El molde es metálico, los de silicona no terminan de convencerme y, al menos a mí, se me hornean mejor las cosas en un molde metálico. Creo que es importante que transmitan el calor.
Bueno, a lo que iba. Las obleas de empanadillas de toda la vida, que languidecían por el abandono en los muebles del Super, están volviendo a la vida y a la primera fila de las nuevas recetas creativas. Y es que dan un juego increible. Son tan fáciles y rápidas de utilizar, que solo tienes que dejar volar tu imaginación y pensar en un relleno.
Esta receta,creo recordar, que se la ví a Espe Saavedra, hace tiempo ya. Desde entonces, la he hecho un par de veces, y seguro que seguiré repitiéndola en el futuro.
Las obleas de empanadillas, si no utilizas las 16 que vienen en el paquete, las puedes congelar. Con sacarlas del congelador como una hora antes de usarlas, ya las tienes listas para el relleno.

Ingredientes:
12   obleas de empanadillas (yo usé marca La Cocinera)
3     patatas medianas
1     cebolla
3     huevos
12   rodajas gruesas de chorizo
       queso mozzarella rallado

Elaboración:
Pelamos las patatas y las cortamos en láminas muy finas, como para tortilla. Picamos la cebolla.
Lo ponemos a pochar todo en una sartén con un poco de aceite de oliva, no necesita mucho aceite. Salpimentamos.
Mientras tanto, engrasamos nuestro molde para muffins con un pincel de cocina y un poco de aceite. Colocamos una oblea en cada  cavidad, procurando que la oblea llegue al borde, pero que no sobresalga, porque se quema.
Picamos el chorizo y lo ponemos en el fondo de cada oblea.
Cuando la patata esté blanda, la machacamos un poco con el dorso de la cuchara para romperla a pedazos. Distribuimos la fritada en el interior de cada oblea.
Batimos los huevos y repartimos el contenido en las obleas. Cubrimos la superficie con queso mozzarella rallado y metemos al horno precalentado a 200º durante 12 minutos.