jueves, 28 de mayo de 2015

Pisto con huevo


Clásico entre los clásicos y el Top 10 de los que gustan en mi casa. Me hacen la ola, y se van corriendo a comprar una chapata de pan "de verdad" para poder mojar a placer, cuando anuncio que hoy tenemos esto para comer. 
Lo único pesado del pisto es picar todas las verduras, el tiempo que te lleva; lo mejor en estos casos es buscar un ayudante (o designarlo a dedo). Afortunadamente, tengo voluntario deseoso de participar, sobre todo cuando se trata de su plato favorito.
Hay que comer más verdura y menos proteína, nuestra organismo lo agradecerá, y esta es una agradable manera de hacerlo. 
Los huevos son opcionales, pero con ellos el plato queda de toma pan y moja y ya lo dejamos como plato único.

Ingredientes:
1    cebolla
2    ajos
1    pimiento verde grande
1    pimiento rojo grande
1    berenjena grande
1    calabacín grande
3    tomates
      tomate frito (200 ml)
      perejil picado
      huevos fritos (opcional)

Elaboración:
Picar los ajos en láminas y el resto de las verduras en cuadraditos de (más o menos) 1 cm. Si se pica más pequeño, al final se nos hace todo puré (y no interesa).
No hace falta pelar ni la berenjena, ni el calabacín, ni los tomates. Pero a los tomates hay que quitarles las simientes.
En una sartén grande (yo lo hago en un wok) se ponen los ajos y la cebolla con un poco de aceite de oliva. A los 5 minutos se añaden los pimientos y 5 minutos después se echa la berenjena y el calabacín. Rehogamos durante unos 15 minutos y agregamos los tomates picados. Salpimentamos.
Yo tengo las verduras rehogándose a fuego medio, durante una hora en total.
Cuando ya veo que la berenjena y el calabacín están transparentes y el aspecto es meloso, le agrego el tomate frito, una cucharadita de azúcar y un poco de perejil picado. Lo dejamos unos 5 minutos más para que se integre todo.
   

viernes, 22 de mayo de 2015

Macarrones con salchichas


Esta es una de esas recetas que parecen una tontería de lo simples que son y nos hemos llevado en casa una agradable sorpresa. ¡Pero qué rico está esto!
Hay días que, bién porque no tenemos tiempo, bién porque no nos apetece, no queremos pasar mucho tiempo en la cocina. En esos días, unas simples salchichas y unos sencillos macarrones, nos arreglan la comida.
Una comida llena de energía que encantará a los más jóvenes de la casa.

Ingredientes (para 2 personas):
200 gr. de macarrones
200 gr. de salchichas Bratwurst 
1/2  cebolla
4     cucharadas de tomate frito
       vino blanco
       orégano

Elaboración:
Poner la pasta a cocer, según las instrucciones del paquete.
Picar la cebolla, cortar las salchichas en rodajitas y añadirlas a la sartén. Tenerlo durante 10 minutos a fuego medio. Añadir un chorrito de vino blanco y dejar evaporar durante unos minutos más
Agregamos las cucharadas de tomate frito y un poco de orégano.
Escurrimos la pasta, la echamos en la sartén y lo mezclamos todo bién. Dejamos que se haga todo un par de minutos más.
Servimos en los platos y espolvoreamos con queso parmesano rallado y un poco más de orégano.