Potaje de garbanzos y espinacas

sábado, 26 de noviembre de 2016

Potaje de garbanzos y espinacas


Este potaje de garbanzos con espinacas era un plato típico de Cuaresma, es decir de Semana Santa. Típico porque no se podía comer carne los viernes, durante los 40 días que duraba la Cuaresma. En mi casa, además, ésta norma se extendía a lo largo de todo el año, es decir, que los viernes, nunca se comía carne, fuese Cuaresma o fuese verano. Menuda era mi madre para las reglas estrictas!

No puedo recordar cuándo y cómo esta regla se fué relajando hasta su total desaparición. Pero mirando ahora en la distancia y con el punto de vista de tantos años de recorrido, ahora esta norma, me parece de lo más acertada.

De hecho la "comfort food" , como denominan los anglosajones a los platos de comida de toda la vida, los que hacía mamá en casa y que nos traen todos esos recuerdos de la infancia, está de moda. Todo vuelve.
Parece además, que hemos descubierto que dejar un poco de lado la carne y apostar por las legumbre, las verduras, el pescado ..... es lo mejor para nuestro organismo y que éste nos lo acaba agradeciendo.

Cuando mi madre hacía esta receta, obviamente no existían los garbanzos pre-cocidos. Puede haber que a alguien le chirrie algo por leer que he utilizado garbanzos de frasco, en lugar de los garbanzos tradicionales dejados a remojo toda la noche. Creo que hay que dejar los complejos a un lado y aprovechar las facilidades que tenemos a nuestra mano. Puedo asegurar que esta receta sale buenísima y que solo necesita, eso sí, que se cocina con mucho cariño. Que es justamente lo que las recetas "comfort food" nos trasmiten a todos.


Ingredientes:
  • 1     frasco de garbanzos cocidos (unos 400 gr.)
  • 1     cebolla
  • 2     ajos
  • 1/2  pimiento verde
  • 200 gr. de espinacas congeladas 
  • 2     pastillas de caldo de pollo
  • 3     cucharadas de tomate frito 
  • 1     hoja de laurel 
majado
  • 2  ajos
  • 2  rebanadas de pan
  • 5  almendras
  •     perejil

Elaboración:
  • En una cacerola, con un poco de aceite, hacemos un sofrito con los ajos, la cebolla y el pimiento, muy picados. Dejamos pochar unos 5 minutos, y añadimos el tomate frito y agua, unos 750 ml. Ponemos a hervir.
  • Lavamos los garbanzos desechando el líquido del frasco. Los escurrimos y los echamos a la cacerola. Añadimos las pastillas de caldo, el laurel y las espinacas. Rectificamos de agua, probablemente agregando 1 vaso más y comprobamos de sal.
  • En una sartén con un poco de aceite freímos un par de rebanadas de pan, las almendras, los ajos y el perejil. Lo majamos todo en un mortero, o mejor en la batidora, y echamos este majado a la cacerola, para engordar el caldo.
  • Dejamos cocer todo durante unos 15 minutos, tapado y a fuego bajo, y servimos con unos huevos duros picados por encima.
  • Está mejor de un día para otro, los sabores se asientan y el potaje coge cuerpo. Congela muy bién, separado en raciones. 

16 comentarios:

  1. Cuchy es bueno que conserves las recetas de tu familia, al paso que vamos lamentablemente se irán perdiendo a causa de la cocina globalizada que poquito a poco se va metiendo en cada país.
    Beso desde mi blog de NUTRICIÓN
    http://siempreseraprimavera.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Un potaje delicioso Cuchy, las recetas familiares son siempre las mejores!!
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Cuchy un plato exquisito, sano y nutritivo, que nos hará entrar en calor y reconfortarnos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Riquisimo este potaje, y con este frio super reconfortable.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. No hay nada como un buen potaje para sentirse lleno. Además tienen la peculiaridad de que en cada lugar se hacen de una manera y en cada época del año también, como la de ahora con Doña Cuaresma pisándonos los talones. Pues disfrutaremos de ellos, ea. Un beso

    ResponderEliminar
  6. Yo también recuerdo comer este plato de pequeña cuando se acercaba la Semana Santa, está bien rico no se por qué hay comerlo solo en esa época del año.
    Besos y buen finde ;)

    ResponderEliminar
  7. Que rico el potaje de garbanzos y espinacas, para ahora en la época que nos acercamos, para preparar la Cuaresma y Semana Santa.
    Acabo de encontrar tu blog y me quedo por aquí.
    Te invito para que te pases por mi cocina
    http://cocinandoconlafamily.blogspot.com.es
    Un Beso.

    ResponderEliminar
  8. Uno de mis potajes favoritos, Cuchy" Qué rico te ha quedado. Besos!

    ResponderEliminar
  9. En casa nos encanta, te ha quedado estupendo y en este tiempo es una delicia. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  10. un clásico de cuchara que es irresistible ahora en invierno
    buen domingo

    ResponderEliminar
  11. Un plato sano y con muchas vitaminas, se ve delicioso.

    Besos
    Miguel
    lareposteriademiguel

    ResponderEliminar
  12. Hola Cuchy, que ricoooo, me encanta este potaje tan de ahora! besitos

    ResponderEliminar
  13. Acabo de hacerlo, comérmelo y agregarlo a mis favoritos! Mmm! Qué bueno!
    Ahora, sea o no cuaresma, invierno o verano, incluyo en nuestra dieta la legumbre habitualmente, tres o cuatro veces por semana, y subiendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te haya gustado. Yo lo hago en casa habitualmente, sea o no cuaresma. Nos encantan los garbanzos!!!

      Eliminar
  14. Un pecado! En casa nos encanta.
    Un abrazo, Clara

    ResponderEliminar
  15. Hola guapísima !!!
    En casa de mi madre se mantuvo la ausencia de carne todos los viernes de Cuaresma, pero el resto del año la comíamos normalmente. Aunque si te digo la verdad, cada vez la como menos, el pescado me gusta mucho más.
    Tu guiso me gusta mucho, y aunque es bastante conocido, lo cierto es que en cada casa se añade o quita algo que lo hace especial. Por ejemplo, las almendras no las había visto nunca, y le tienen que quedar riquísimas.
    No suelo comprar los garbanzos cocidos, pero es cierto que si tenemos productos que nos aligeren el trabajo ¿por qué no utilizarlos?
    Besotes mi niña.

    ResponderEliminar